miércoles, 11 de febrero de 2015

Te quiero


    Cuéntame como nos queremos
    cuando nos echamos de menos,
    Siempre un quiero y no puedo,
    un espacio y un tiempo
    que separan nuestras voces
    y también nuestros cuerpos.
    Solo nos quedan las palabras,
    que casi nunca nos llenan
    aunque sí acarician, tocan y besan.
    ¿Sabes?, yo prefiero tus manos
    que dicen más que el alfabeto entero,
    y tus labios...
    Mejor no recordarlos

    Cuéntame cómo nos encontramos
    antes si quiera de perdernos
    y cómo nos perdimos,
    dando vueltas en la cama para encontrarnos.

    Háblame de las mil y una noches
    que aún no hemos vivido,
    Creo que anoche soñé
    que aún no nos habíamos conocido.

    Háblame de cómo no podemos olvidarnos,
    y de lo bien que sabemos querernos.

    Te voy a hablar de cómo te quiero
    así que te propongo

     toda una vida conmigo sólo
    cumpliendo unos pocos sueños.



domingo, 8 de febrero de 2015

Personas

Parémonos a pensar en las personas:
son buenas, 
son ambiciosas,
las hay enamoradizas 
y las hay deprimidas
Algunas cambian 
y otras se marchitan buscando motivos y razones,
Al fin y al cabo,
son músculos, huesos y carne.

Yo me parezco más a los corazones.
A mi me gusta más estrellarme.

viernes, 6 de febrero de 2015

miércoles, 4 de febrero de 2015

Porque...

Porque el amor verdadero
fallece el primero
y los demás están muertos
antes de empezar.

Pero a pesar de ello,
mi cuerpo,
en silencio
busca tus besos
sin parase a pensar
si estamos vivos o muertos,
si es mentira o es cierto
que no nos queremos,
el tiempo nos lo dirá.

Y es que cuando te toco,
te miro,
te siento,
las dudas ya no están
ni cerca, ni lejos.
Simplemente se van.

Y quizás en un año,
en enero o febrero,
en siglos,
o en menos,
pueda decir,
que te quise el primero,
que no estábamos muertos,
que supimos vivir,
un millón de historias
muy buenas y malas.
complejas y extrañas,



Que nunca tuvieron fin.

martes, 3 de febrero de 2015

Recuerdos

Hoy quiero romper todos los relojes,
Arrancarles las manecillas,
Darles veinte mil vueltas hacia atrás.

Hoy quiero quedarme en el estribillo de esa canción,
Que nunca supimos muy bien si hablaba de amor,
Con tus brazos alrededor de mi cintura
mientras me cantabas al oído,
Desafinando, pero sonaba tan bonito.

Hoy quiero quedarme en ese uno de junio,
Y revivirlo mil veces más, una detrás de otra
para que no se nos olvide nunca.
 
Hoy quiero volver a besarte como si fuese algo nuevo,
Como ese veinticuatro de enero,
Volviéndonos a descubrir,
Aunque ya nos conocíamos más que de sobra.

Hoy quiero volver a ese primer “te quiero”
Y sentir como empieza a quemarme el alma por dentro.